“A los 89 años, el cannabis me sacó el dolor, gracias a la planta puedo seguir caminando en las marchas”

“A los 89 años, el cannabis me sacó el dolor, gracias a la planta puedo seguir caminando en las marchas”

Read in English

Foto: Gastón Taylor

Nora Cortiñas, es la fundadora de Madres de Plaza de Mayo, una asociación argentina fundada durante la cruel dictadura de José Videla quien desapareció a miles de personas, incluido su hijo. 

Una vida ha dedicado Cortiñas a buscar a los culpables y hacer justicia con los desaparecidos. Más de 40 años han pasado factura. Años de lucha, de alzar la voz y demandar justicia en las calles. Por esto y más, Nora se ha vuelto un referente no solo de los desaparecidos durante la dictadura sino también un referente latinoamericano de todas las luchas por los derechos humanos.

Síguenos en instagram: @mcnglobal

 Actualmente, tiene 89 años, y según cuenta utiliza el cannabis para sus dolores que le provocan el desgaste en sus meniscos.

“El cannabis me sacó el dolor, gracias a la planta puedo seguir caminando en las marchas” dijo a Infobae.

Según cuenta, un cultivador solidario fue el que le acercó un ungüento en primera instancia, a partir de entonces se lo junta cada que siente dolores. 

“Cuando he estado con mucho dolor en el nervio ciático me apliqué y a los pocos días se me calmó el dolor. Doy fe, lo usé confiada y efectivamente me hizo bien”

A partir de entonces, ha tomado la lucha del cannabis medicinal como una de las cuales vale la pena sostener como un derecho humano a la salud. Así se le ha visto en diferentes marchas nacionales que se desarrollan en la Argentina. 

Tanto así, que un colectivo local le ha ofrecido plantas para que tengan en su casa. Ve con buenos ojos esta actividad, aunque en la actualidad las autoridades han empezado una especie de cruzada contra los cultivadores que son pacientes o cuidadores para otras personas. 

Según, Costiñas, se trata de la influencia que tienen las farmacéuticas para que no se “les pueda aminorar la venta”.

“Estas son las primeras plantas de cannabis que voy a tener, las voy a cuidar mucho, quiero saber cómo se hace, cómo se cuidan. Yo las voy a cuidar y después veré qué es lo que yo puedo hacer. No me voy a poner a fabricar el aceite”, señaló.

A pesar de que confiesa no haber usado las gotas medicinales, dice no tener ningún reparo en usarlas si tuviera una condición médica tal que no tenga ningún remedio. Por el momento, los ungüentos medicinales hacen de maravilla para que siga peleando en las calles por la salud y los derechos humanos. 

#FOLLOW US ON INSTAGRAM