Texto sustitutivo de ley de cannabis medicinal impondría cárcel al autocultivo

Texto sustitutivo de ley de cannabis medicinal impondría cárcel al autocultivo

Pese a que el texto sustitutivo a ley de cannabis medicinal y cáñamo industrial (19256) tiene como uno de sus objetivos la reducción del narcotráfico y una la democratización de la medicina, los legisladores siguen proponiendo penas de cárcel al cultivo personal:

  • Artículo 8.- “Prohibiciones. D) Cultivar y utilizar plantas de cannabis macho para fines distintos a la reproducción de semillas y la investigación. E) Cultivar, utilizar, reproducir o comercializar semillas de cannabis o cáñamo modificadas genéticamente.”
  • Art. 58. “Se impondrá pena de prisión de ocho a quince años a quien, sin autorización legal, distribuya, comercie, suministre, fabrique, elabore, refine, transforme, extraiga, prepare, cultive, produzca, transporte, almacene o venda las drogas, las sustancias o los productos referidos en esta Ley, o cultive las plantas de las que se obtienen tales sustancias o productos.”
  • Art. 127- “Queda prohibido y sujeto a destrucción, por la autoridad competente el cultivo, de la adormidera de la coca y de la cannabis indica, cannabis sativa y cannabis rudelaris así como del cáñamo no autorizados por la Ley y la autoridad competente y de toda otra planta de efectos similares así declarado por el Ministerio.”

    (Consulte el texto aquí)

Como lo hemos indicado en artículos anteriores y conforme a la postura de Defensa Pública, el autocultivo tiene todas las características de legalidad por cuanto el estado costarricense protege el derecho a salud y a la agricultura.

Siguiendo de cerca la discusión política y los debates en medios, pareciera que hay una omisión de la realidad del cultivo de cannabis en Costa Rica y sus beneficios.

Diputados discutiendo sobre el texto sustitutivo del proyecto 1926.

Diputados y asesores discutieron este martes sobre el texto sustitutivo del proyecto 1926.

Muchos de estas omisiones tienen que ver con los prejuicios por desinformación de algunos diputados, la necesidad de consenso entre ellos y sobretodo, una falta de conocimiento de la realidad de los consumidores  de cannabis en el país.

Por poner un ejemplo, desde que se eliminó la prohibición a la planta en 2012 en Uruguay, el consumo no se ha disparado y la opinión pública considera que es esta la mejor manera para luchar contar el narco. 

Texto significaría un retroceso en el tema de la salud

Penar con cárcel una conducta de este tipo significa un retroceso en materia de políticas de drogas. La ley estaría metiendo a la cárcel a consumidores y pacientes que se dediquen a esta actividad sin necesariamente estar envueltos en el narcotráfico.

Muchos de ellos no tienen siquiera una hoja criminal manchada y pertenecen a las cadenas productivas de la sociedad.

Prohibir el cultivo beneficiaría al narcotráfico

Si las personas tienen la posibilidad de autoabastecerse mediante a la siembra de plantas no tendrían que recurrir al narcotráfico para llenar su necesidad. Es claro que, si se prohíbe la figura, serán las bandas criminales quienes llenarán la demanda tal y como sucede hoy día.

El Estado en lugar de prohibir la figura tiene la obligación de atender la necesidad tomando en cuenta la realidad del narcotráfico en el país y sus consecuencias a corto plazo.

Prohibir el cultivo personal no democratiza la medicina

Si bien, el proyecto ha tocado la temática de beneficiar a los pacientes por medio de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) o la importación de medicamentos en el extranjero, ¿qué pasaría con aquellas personas que no cumplen con ninguno de los dos requisitos?

Existe un consenso nacional de que el cannabis tiene altas competencias terapéuticas, por tanto, las personas deberían tener la posibilidad de sembrar en sus casas como se siembran otro tipo de plantas medicinales. A saber, la moringa, juanilama, manzanilla, hierba buena, romero, zacate limón y demás.

Prohibir el cultivo personal elimina la posibilidad de que los costarricenses puedan producir su propia medicina.  Y esta postura entraría en conflicto con Ley General de la Salud y el Ministerio de Salud, quienes avalan el uso de plantas medicinales siempre y cuando no afecten a terceros.

Puede consultar el texto sustitutivo aquí.

 

#FOLLOW US ON INSTAGRAM